CON HERENCIA MAYA

CON HERENCIA MAYA

KIMALA promueve el comercio justo con piezas irrepetibles y de proceso totalmente artesanal, su fundadora es María Fernanda Miranda, una guatemalteca que convirtió su pasión por los viajes en una marca, con el propósito de compartir el talento de mujeres de diversas etnias. Con ella conversamos sobre su primer colección:GUATEMALA.

¿Cuál es la historia detrás de KIMALA, cómo nació la idea?

KIMALA nació junto a mi mejor amiga, Gaby.Hemos viajado mucho juntas por varios países, conociendo diferentes comunidades y culturas y nos dimos cuenta que todas tienen un común denominador:los textiles. Entonces quisimos hacer un proyecto en donde pudiéramos ayudar a las mujeres tejedoras de estas comunidades y poder combinar un pedacito de todos nuestros viajes en un KIMALA.Lastimosamente, por ahora estoy sola yo llevando a cabo el proyecto pues Gaby está en Europa sacando una maestría. El concepto es hacer kimalas con textiles de todo el mundo, empezamos lanzando la colección GUATEMALA, y el próximo año saldrá la colección con los textiles que trajimos del viaje por Asia. 

¿A qué te dedicabas antes de crear KIMALA?

Estudié psicología en Buenos Aires, en donde viví por cinco años. Cuando regresé a Guatemala para trabajar y poder ayudar en mi campo me encontré con la sorpresa de que necesito una validación de mi título y llevo cuatro años esperándola. Entonces ahora estoy trabajando en turismo, llevando a grupos de extranjeros a diferentes países de Latinoamérica y simultáneamente trabajo el proyecto de KIMALA.

Cuéntanos cómo es el proceso de recolección y confección de las piezas.

En Guatemala hay 23 etnias mayas y cada una de ellas usa diferentes trajes típicos. Entonces para la colección GUATEMALA visito diferentes comunidades para comprar los cortes  (falda tradicional de mujeres indígenas). A veces me quedo a dormir y otras me voy sólo por el día, dependiendo la distancia. Luego escojo cuáles van a ser las combinaciones para las piezas y se los doy a Miriam, la señora que me los confecciona. 

El comercio justo es clave para muchísimas comunidades artesanas de todo el mundo, pero según tu experiencia, ¿por qué es tan necesario promover el comercio justo con las mujeres indígenas guatemaltecas?

Considero que las mujeres indígenas guatemaltecas en este caso, tejedoras, son las que ayudan a preservar la cultura Maya por medio de sus textiles. Es impresionante el trabajo que lleva hacer cada pieza, todas son hechas a mano y con tintes naturales y a veces las venden a un precio muy bajo con tal de vender.Pero ahí es donde tenemos que ser justos y saber que hay que valorar el trabajo de cada una de estas personas y pagar el precio adecuado. 

¿Cuáles son tus piezas favoritas de la colección actual y cómo aconsejas combinarlas en un outfit?

Por el momento tenemos dos estilos pero todos son one of a kind porque uso diferentes cortes para todos. Mis piezas favoritas son las hechas con cortes de Chichicastenango, Quiché, porque tienen una cinta tejida que le da un toque único y son un statement piece perfecto para ir de día con jeans y camisa blanca, con un simple vestido de manta, o de noche resalta muy bien, es el complemento boho ideal para cualquier ocasión. 

 

¿Qué ha sido lo más gratificante de realizar este emprendimiento?

Por un lado, poder ayudar a promover el comercio justo y responsable, y también hacer prendas para que personas de todo el mundo tengan un pedacito de Guatemala.

Por último, ¿dónde y cómo se pueden adquirir las prendas?

Pueden ver los estilos en Instagram y Facebook, hacemos envíos a todo el mundo desde Guatemala.En tienda, tenemos en Tulum y en Antigua Guatemala.