La ciencia de la intención
453
post-template-default,single,single-post,postid-453,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La ciencia de la intención

Reconociendo el poder detrás de nuestras intenciones

Las ideas de establecimiento de intenciones, afirmaciones diarias, ley de atracción y manifestación, o en el léxico de la tradición del yoga, ‘Sankalpa’, conducen hacia la misma idea, que si tenemos claro lo que realmente queremos en nuestras vidas y tomamos algo de tiempo de forma regular para articularlo podemos ‘hacer magia’.

Para muchas personas, estas ideas están demasiado arraigadas en los reinos de las tradiciones esotéricas. En consecuencia, los descartan antes de que puedan siquiera considerarlos. Sin embargo, en realidad no es magia en absoluto. Los hallazgos contemporáneos en el floreciente campo de la neuroplasticidad describen nuestra capacidad neurológica para cambiar nuestras creencias, comportamientos y hábitos.

Al reunir la investigación científica con la forma de establecer una intención de manera efectiva, se puede comenzar a rascar la superficie de por qué una práctica de Sankalpa es una herramienta de transformación tan efectiva, y dónde esos cambios se pueden rastrear visiblemente en el cerebro, así como en el cuerpo.

La ciencia detrás de Sankalpa 

“La neuroplasticidad simplemente se refiere al hecho de que el cerebro es el órgano diseñado para cambiar acorde a sus experiencias”.

Esta explicación proviene del profesor de psicología y psiquiatría, Richard Davidson, el pionero en este campo. Tanto la neuroplasticidad y la práctica de Sankalpa proponen que un cambio duradero es realmente posible.

Esto es particularmente cierto en el último trabajo e investigación de Davidson, como fundador del Center for Healthy Minds. Aquí, el equipo de investigación busca formas de utilizar la potencialidad de la neuroplasticidad para inducir un cambio positivo.

Como dice el sitio web del Centro:


“Estamos aprendiendo que podemos moldear nuestros cerebros de maneras más adaptativas y beneficiosas al cultivar hábitos mentales saludables … Cuando se le presenta una situación desafiante que su cerebro no ha encontrado antes, puede reorganizarse y reestructurarse para responder a esa situación.

Nuestros cerebros se moldean constantemente de manera inconsciente o involuntaria, la mayoría de las veces inconscientemente … Estamos planteando la posibilidad de entrenar intencionalmente nuestros cerebros para mejorar el bienestar.”

Mientras que la neuroplasticidad es neurológica, y por lo tanto comienza con el cerebro como órgano, una práctica de Sankalpa es psicológica, perteneciente a nuestra mente compleja e intangible.  

¿Qué es sankalpa?

El término sánscrito se traduce tradicionalmente como nuestros “deseos” existentes, motivadores y subconscientes. Es, en términos psicoanalíticos freudianos, nuestro impulso. El deseo que nos motiva, que reside en lo profundo de los reinos inconscientes de nuestra mente.

En el yoga moderno, la noción de Sankalpa se ha convertido en una práctica, mediante la cual establecemos conscientemente una intención. Toma la forma de una declaración simple, positiva, en tiempo presente. Al crear una práctica centrada en esta intención o “resolución” – para usar la traducción contemporánea de Sankalpa – el objetivo es elegir y luego cambiar según nuestro deseo.

Una intención efectiva necesita ser realmente sentida para poder creerla, esta es la razón por la cual una declaración de Sankalpa a menudo se practica durante la meditación, como parte de una visualización, o como una práctica de Yoga Nidra: el sueño yóguico donde la declaración se puede dejar caer en el subconsciente. 

Efectivamente, esta es  una oportunidad que crea un espacio donde podemos permitirnos sentir realmente que el cambio ya existe dentro de nosotros.

La práctica de sankalpa


Existe una correlación clara entre la base de la neuroplasticidad como un medio para entrenar nuestro cerebro, y la práctica de Sankalpa, que se basa en la idea de que podemos elegir activamente y cambiar nuestro impulso y deseos motivadores.

Pero hay otro elemento significativo en el que ambos están de acuerdo: la conexión mente-cuerpo. La investigación neuroplástica da evidencia de esta relación psicofísica.

En una de las charlas tituladas de Davidson “Transforma tu mente, cambia tu cerebro: neuroplasticidad y transformación personal”, usa la frase “la mente encarnada” para encapsular la idea de que nuestras mentes y cerebros no son simplemente apoyados por una arquitectura incorpórea, sino más bien existe una comunicación bidireccional entre el cerebro y el cuerpo, que proporciona un mecanismo para que nuestras mentes influyan en nuestros cuerpos de maneras que pueden tener consecuencias en la salud.

Esta es la razón por la cual una práctica exitosa de Sankalpa nos pide que creamos realmente nuestra declaración en tiempo presente “Yo soy …”, de manera que se sienta en el cuerpo. Este fenómeno es quizás la parte más integral, si no la más desafiante de una práctica de Sankalpa. 

Sin embargo, como dice Davidson, es bidireccional, por lo tanto, si la mente tiene problemas para creer, comience con el cuerpo.

“Fingir hasta lograrlo” 

Estas palabras son sinónimo de la charla TED viral de 2012 de la psicóloga social Amy Cuddy “Your Body Language Shapes Who You Are”. Esta es quizás una de las explicaciones más conocidas de cómo aprovechar la mente encarnada. 

La investigación de Cuddy fue motivada por la propuesta de que cuando finges ser poderoso, es más probable que te sientas realmente poderoso, sabemos que nuestras mentes cambian nuestros cuerpos, pero ¿también es cierto que nuestros cuerpos cambian nuestras mentes?

Efectivamente, si desempeña el papel, particularmente a través del lenguaje corporal, de una persona “poderosa” o exitosa, es posible influir en los procesos fisiológicos del cuerpo para alinearse con esto. Parece que otra consecuencia natural de esto será la creación de un nuevo patrón de pensamiento o cambio neuroplástico.

Una cosa hermosa de la investigación de Cuddy es su énfasis en el cuerpo primero, por lo que incluso si no puede encontrar ese estado de creencia en su mente, puede ayudarlo desempeñando un papel en su cuerpo y comportamiento.

Una práctica de Sankalpa es mucho menos misteriosa de lo que parece inicialmente, puesto que en un contexto científico es efectivamente una forma de entrenamiento neuroplástico.

El objetivo es integrar los deseos de la mente en los procesos neurológicos del cerebro, lo que se traduce en el funcionamiento y los sentimientos en nuestro cuerpo y, en última instancia, se ve en las acciones y apariencias de nosotros como individuos. 

La transformación puede ocurrir desde arriba (cerebro / mente) hacia abajo o desde abajo (cuerpo / comportamiento) hacia arriba. Entonces, si declarar su deseo no funciona, intente darle la vuelta, y deje que el cuerpo guíe la mente.

UPLIFT. Foto: Yogui Madhav.

No Comments

Post A Comment